31°
Actual
22° Min 36° Máx

Martes 28 de Marzo - 14:51 hs

El más antiguo del mundo

Descubren tomate de 52 millones de años en Chubut

Fue nombrado como Physalis infinemundis (tomatillo del fin del mundo). Es sorprendentemente parecido a algunas especies de tomates actuales y su extraordinaria conservación de debió a que cayó en un lago que lindaba a un súper volcán que existía en aquella época en la zona de Chubut.

(Agencia CTyS-UNLaM)- El doctor Rubén Cúneo, director del Museo Egidio Feruglio (MEF) e investigador del CONICET, comentó a la Agencia CTyS-UNLaM que "este registro demuestra que el origen de este grupo de vegetales, entre los cuales también se encuentran los ajíes, pepinos, berenjenas, morrones, papas y tabaco, se produjo 25 millones de años antes de lo que se creía”.

El hallazgo se realizó al Noroeste de Chubut, en un sitio bautizado por los científicos como Laguna del Hunco. "Este yacimiento espectacular permitió que se preserve como fósil el fruto de esa planta”, destacó el paleontólogo. Y agregó: "Cuando lo vimos, nos llamó mucho la atención que no se diferenciaba casi nada de una planta actual que pertenece al grupo de los tomates”.

Es sorprendente que, hace 50 millones de años, este tomatillo del fin del mundo hubiera alcanzado tal evolución y que, desde entonces, haya variado tan poco. "Eso quiere decir que la planta no ha necesitado readaptarse demasiado a todos los cambios que han sobrevenido desde entonces y mantiene una morfología que es exitosa y le ha permitido sobrevivir tantos millones de años; en paleontología, denominamos estasis a este fenómeno”, precisó.

Cúneo es especialista en el estudio de plantas fósiles y uno de los autores del estudio que se publicó hoy en la prestigiosa revista científica Science, en conjunto con el doctor Peter Wilf de la Universidad de Pennsylvania y las doctoras Mónica Carvalho y Alejandra Gandolfo de la Universidad de Cornell.

Con este descubrimiento, todo indicaría que el origen el grupo de las solanáceas que incluye a las papas, tomates, morrones, berenjenas, pepinos, ajíes y tabaco tuvo su origen en Sudamérica no mucho antes de los 52 millones de años. "La aparición, diversificación y multiplicación de estas especies debió ser muy rápida en el tiempo, tal como se da en otros grupos de plantas”, observó el director del MEF.

Quienes hayan visto Los Simpsons, recordarán un capítulo en que Homero inventa el Tomaco, mezcla del tomate y el tabaco. Más allá de aquella fantasía, lo cierto que ambos vegetales tan consumidos actualmente tuvieron un ancestro en común que existió en Chubut o no muy lejos de allí.

El doctor Cúneo indicó a la Agencia CTyS-UNLaM que "las condiciones climáticas que reinaban en esa época en la Patagonia septentrional eran tropicales y subtropicales; los climas eran mucho más cálidos, la Antártida estaba poblada por todo tipo de criaturas y este hallazgo es una muestra adicional de lo dinámico que es el clima y la vida en todo el planeta a lo largo de millones de años”.

El súpervolcán y los hallazgos sorprendentes al Noroeste de Chubut

El área de este yacimiento es de aproximadamente unas cinco hectáreas y se formó como producto de una gran caldera volcánica. "Había allí algo parecido a lo que es hoy Yellowstone en Estados Unidos, una caldera de unos 30 o 35 kilómetros de diámetro, es decir, un súper volcán, y en esa caldera se formó un gran lago”, describió Rubén Cúneo.

Ese lago tenía un fondo sin oxígeno, por lo que algunos de los restos de la vegetación que había en los alrededores, a medida que se desprendían sus ramas o caían sus frutos, se pudieron preservar de forma sorprendente.

"Es un sitio extraordinario, una verdadera ventana al pasado”, destacó el paleontólogo. Y añadió: "Allí encontramos también los primeros eucaliptos fosilizados y más antiguos del mundo, que se creían hasta ese momento originarios de Australia”.

Respecto a los animales que podrían haberse alimentado de este tomate del fin del mundo, el experto afirmó que "por alguna razón, los mamíferos no cayeron en este lago, por lo que no tenemos evidencias en este yacimiento, pero hay sitios cercanos de esa misma época, a no más de 300 kilómetros, que muestra una diversidad de grupos extintos de notoungulados, marsupiales frugívoros, primates primitivos y aves.

Cúneo especificó que el hallazgo del tomate más antiguo se produjo en 2011 y, desde entonces, demandó un intenso estudio hasta su publicación. "Realizamos campañas cada verano a este yacimiento, porque está ubicado en una zona alta, bastante fría en invierno”, contó el investigador. La última expedición fue en diciembre pasado y duró un par de semanas, en la cual se continuó con la búsqueda de nuevos fósiles.

Comentarios

Comunicación Social - Todos los derechos reservados. (2005-2016)